Saltar al contenido

Pension universal adultos mayores

noviembre 14, 2022
Pension universal adultos mayores

Sistema de pensiones francés

A pesar de las recientes reformas del sistema de pensiones filipino -el aumento de los pensionistas sociales a 2,8 millones de ancianos indigentes a partir de 2011 y hasta 2017, y el incremento de la cuantía de la pensión del Sistema de Seguridad Social (SSS)-, aproximadamente el 40% de los ancianos filipinos siguen sin recibir pensión alguna. Para no dejar fuera a ningún ciudadano mayor, especialmente a los “desaparecidos”, debe modificarse el Programa de Pensiones Sociales en virtud de la Ley de la República 9994 o Ley ampliada de ciudadanos mayores de 2010. La Coalición de Servicios para las Personas Mayores y HelpAge International examinaron la aplicación y el impacto de la pensión social en los últimos siete años y estudiaron la viabilidad de una pensión universal -un sistema de pensiones mucho mejor- en Filipinas. Este vídeo recoge algunos de los beneficios, las lagunas y los retos de las personas mayores y de los ejecutores del actual sistema de pensiones sociales, así como las recomendaciones de un nuevo enfoque que beneficie no sólo a un porcentaje, sino a toda la población filipina que envejece.

Red de seguridad social

LA PENSION SOCIAL MENSUAL de los ancianos indigentes aumentará pronto de 500 a 1.000 pesetas, ya que el proyecto de ley aprobado sobre prestaciones adicionales para los mayores de 60 años entró en vigor el 30 de julio, según una carta enviada por el Palacio Presidencial al Senado.

En ella se establece que las entidades privadas que empleen a personas mayores tendrán derecho a una deducción adicional de sus ingresos brutos equivalente al 15% del coste total de los sueldos y salarios de los mayores empleados durante al menos medio año.

“El aumento de la pensión de los ancianos indigentes es una respuesta oportuna para ponerse al día con las necesidades urgentes y reales de nuestros ancianos indigentes”, dijo el martes en un comunicado la senadora Mary Grace S. Poe-Llamanzares, principal autora del proyecto de ley.

Según la nueva ley, por anciano indigente se entiende “cualquier anciano frágil, enfermo o discapacitado que no tenga una pensión o una fuente permanente de ingresos, compensación o ayuda financiera de sus familiares para cubrir sus necesidades básicas, según determine el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo (DSWD) en consulta con la Junta Nacional de Coordinación y Seguimiento”.

Protección social

Estudiamos las implicaciones en la oferta de trabajo de la Ley de Pensiones de Vejez (OPA) de 1908, que, por primera vez, proporcionó pensiones a las personas mayores en el Reino Unido. Utilizando datos censales recientemente publicados que abarcan a toda la población, explotamos la variación en el umbral de elegibilidad basado en la edad recién creada. Nuestros resultados muestran un descenso considerable y abrupto de la participación en la población activa de 6,0 puntos porcentuales (13%) cuando los trabajadores mayores alcanzan la edad de elegibilidad de 70 años. Sin embargo, para mitigar el impacto del envejecimiento de la población en la actualidad, las reformas de las pensiones destinadas a aumentar la oferta de trabajo de las personas mayores tienen que inducir respuestas de comportamiento mucho mayores que la OPA.

Pension universal adultos mayores en línea

Una pensión social (o pensión no contributiva) es un flujo de pagos del Estado a un individuo que comienza cuando alguien se jubila y continúa pagando hasta la muerte[1] Forma parte del sistema de pensiones de la mayoría de los países desarrollados, concretamente del llamado pilar cero o primer pilar del sistema de pensiones, que forma parte del sistema de seguridad social del Estado[2] La pensión social se diferencia de otros tipos de pensiones porque sus criterios de elegibilidad no requieren las contribuciones anteriores de un individuo, sino la ciudadanía o la residencia y la edad u otros criterios establecidos por el gobierno.

La necesidad de una pensión social viene de los tiempos de la revolución industrial, cuando el nuevo sistema económico impulsó la movilidad de los trabajadores, pero aflojó los lazos entre los miembros de la familia, cuya solidaridad protegía a las personas de las privaciones económicas personales. Esto, junto con el ahorro y el seguro voluntario poco práctico, hizo que muchos trabajadores se jubilaran sin ninguna fuente de ingresos[3].

El primer paso en la formación de las transferencias monetarias a los ancianos puede verse a finales del siglo XIX. Uno de los primeros países que introdujo una pensión social fue Alemania, en 1889, de la mano de su canciller Otto von Bismarck, que quiso conectar a los trabajadores de a pie con el recién creado Estado alemán y concedió a todo trabajador que cumpliera los 65 años una pequeña pensión fija[3] Al principio se financió con los impuestos del monopolio del tabaco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad